Estiramientos de espalda para embarazadas

Calentamiento prenatal para la danza del vientre

El embarazo es una época de cambios físicos, metabólicos y emocionales. La fisioterapia obstétrica se centra en el tratamiento y cuidado de las mujeres embarazadas con el fin de aliviarlas de las afecciones que conlleva el embarazo. Las afecciones típicas incluyen retención de líquidos en manos, pies y piernas, fatiga, insomnio, dolor lumbopélvico, dolor de espalda, síndrome piriforme, lumbociática, dolor costal, calambres musculares, varices y hemorroides, incontinencia urinaria e intestinal y dolor durante las relaciones sexuales.

El tratamiento y los cuidados de la embarazada se realizan mediante una evaluación, un tratamiento personalizado y un seguimiento para evitar recaídas. Todo ello conduce a una mejora del estado de la embarazada y permite que la recuperación sea duradera.

Las sesiones personalizadas e individuales consisten en enseñar a la embarazada y a su pareja a realizar un masaje externo (vulva), así como la preparación de la zona. También se aborda el masaje interno (musculatura perineal), con el fin de estirar la zona perineal por la que saldrá la cabeza y el cuerpo del bebé.

¿Cómo puedo estirar la espalda durante el embarazo?

Los ejercicios para la espalda, como este estiramiento lumbar, pueden ayudar a aliviar los dolores de espalda. Apóyese sobre las manos y las rodillas con la cabeza alineada con la espalda. Contrae el estómago, redondeando ligeramente la espalda. Mantén la posición durante unos segundos y luego relaja el estómago y la espalda, manteniéndola lo más plana posible.

  Una embarazada puede hacer ejercicio

¿Se puede utilizar una camilla para la espalda durante el embarazo?

Sí, es seguro estirar suavemente los músculos abdominales durante el embarazo. Lo único que debes evitar es cualquier estiramiento que implique una flexión profunda de la espalda (como la rueda completa) en la que la espalda esté arqueada y los abdominales separados, sobre todo si tienes diástasis de rectos.

¿Es bueno hacer estiramientos estando embarazada?

Para las mujeres embarazadas, los estiramientos pueden ofrecer muchos beneficios. Puede ayudarte a mantenerte en forma, relajada y preparada para el parto. Y lo que es más importante, puede aliviar algunos de los dolores y molestias que puedas sentir.

♀️rutina de pilates en casa con pelota

32 mujeres adoptaron el entrenamiento de fuerza dos veces por semana durante 12 semanas. Durante cada sesión se obtuvieron datos sobre lesiones musculoesqueléticas, síntomas, presión arterial y la carga externa absoluta utilizada para 5 de 6 ejercicios. En las semanas 5, 10 y 13 se realizó una prueba de ejercicio de resistencia de extensión lumbar submáxima.

La tasa media (± DE) de asistencia a las sesiones de ejercicio fue del 80,5% (± 11,3%). No se produjeron lesiones musculoesqueléticas. Los síntomas potencialmente adversos (p. ej., mareos) fueron poco frecuentes (2,1% de las sesiones). El ANOVA de medidas repetidas mostró grandes aumentos en la carga externa a lo largo de las 12 semanas (todos los valores de P < 0,001) y los aumentos porcentuales en la carga externa de las semanas 1 a 12 fueron del 36% para la prensa de piernas, el 39% para el curl de piernas, el 39% para la extensión de piernas, el 41% para la extensión lumbar y el 56% para la extensión de piernas. El entrenamiento se asoció con un aumento del 14% en la resistencia lumbar. La presión arterial no varió tras las sesiones agudas de ejercicio ni tras 12 semanas de entrenamiento.

  Es bueno caminar durante el embarazo

Ejercicios de estiramiento fáciles Embarazo

Durante el embarazo, tu cuerpo experimenta una enorme transformación hormonal y física, de la que no siempre es fácil recuperarse. Cada mujer vive este proceso de forma diferente y, de hecho, la fisonomía posparto varía enormemente de un caso a otro.

Estar embarazada es muy complejo. Son muchas las transformaciones físicas y emocionales que experimentas. Ahora bien, lo mejor es evitar dejarse llevar e intentar mantenerse en forma durante el embarazo.

Según los expertos, entre 6 y 12 meses después del parto es el momento perfecto para recuperar la figura. Antes, y poco a poco, sin estrés, habrás empezado a mejorar tus hábitos alimentarios. Pero no debes ponerte a dieta mientras tu bebé esté mamando en esos 6 primeros meses. ¿La buena noticia? Dar el pecho es una actividad exigente que ayuda a perder peso. Sólo por hacerlo, ya estás consumiendo entre 400 y 500 calorías al día.

En esos primeros meses, siempre con moderación, puedes hacer ejercicios hipopresivos acompañados de EMS. Debes evitar, en cualquier caso, los impactos. Todavía no es buen momento para correr, saltar o trotar. Hay que recordar, sin embargo, que cada individuo es único y tiene sus propias necesidades. Dejarse aconsejar por un entrenador personal puede ser una opción inteligente.

  Rutina de ejercicios para embarazadas

El antiguo arte de la danza del vientre para el parto

Este trabajo ha sido financiado en parte por la subvención número 1P01HD080629 (Ingrid Nygaard) del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver. Su contenido es responsabilidad exclusiva de los autores y no representa necesariamente la opinión oficial de los Institutos Nacionales de Salud. El patrocinador no desempeñó ningún papel en la recogida, análisis e interpretación de los datos ni en la redacción del manuscrito.

Sports Med 50, 471-484 (2020). https://doi.org/10.1007/s40279-019-01243-1Download citationComparte este artículoCualquier persona con la que compartas el siguiente enlace podrá leer este contenido:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad